2015/04/26

263252.- Pido su opinión...

Gran NOTICIA para la Aeronáutica Latinoamericana...


EL UNIVERSAL
domingo 26 de abril de 2015  12:00 AM
Juan Carlos Varela, presidente de la República de Panamá y Barack Obama, presidente de Estados Unidos de América, presenciaron un acuerdo histórico en el cual Copa Airlines y Boeing anunciaron la orden de 61 aeronaves 737 MAX 8 y 9. El valor total del acuerdo es de 6,6 mil millones de dólares, a precios de lista publicados, convirtiéndose en la transacción monetaria más grande entre una empresa panameña y una estadounidense.

Junto a los presidentes Varela y Obama, Stanley Motta, presidente de la junta directiva de Copa Holdings; Pedro Heilbron, presidente Ejecutivo de Copa Airlines, Jim McNerney, CEO y presidente de la junta directiva de Boeing y David Joyce, presidente y CEO de GE Aviation firmaron los respectivos documentos reconociendo el acuerdo.

"En Copa Airlines estamos orgullosos de haber firmado esta histórica orden en la presencia de dos presidentes," dijo Pedro Heilbron. "Los aviones 737 Next Generation son la columna vertebral de nuestra flota actual, y nuestra orden para los aviones 737 MAX demuestra nuestro compromiso continuo con el futuro para unir a la gente a lo largo de las Américas usando los aviones más modernos y eficientes en el cielo, así como el Hub de las Américas, en la Ciudad de Panamá".

Copa Airlines utilizará las aeronaves para remplazar las más antiguas en su flota y apoyar sus planes de tener un crecimiento continuo. Copa será la primera aerolínea en la región que operará el 737 MAX 9 en rutas a Sudamérica. El rango y confort para el pasajero del 737 MAX 9 son ideales para los trayectos de largo alcance en la red de rutas de Copa Airlines.

Con esta nueva orden, Copa Airlines apunta a seguir fortaleciendo el aporte del sector aeronáutico al desarrollo económico y social de Panamá, que genera más de 43 mil empleos directos y 137 mil indirectos.


Me pregunto que estarán pensando quienes, haciendo negocios fabulosos, acabaron con VIASA y quienes mantienen la aeronáutica venezolana enterrada en el pozo de la desdicha.
Será que volveremos a la época de las carretas tiradas por bueyes?

Será que nuestra "clase dirigente" no se ha dado cuenta que el aforismo "cuanto tienes, cuanto vales" ya dejó de tener valor,  y ahora lo que esta en el tapete es "cuanto produces, cuanto vales".

Si no producimos NADA... podemos ser unos apocalípticos políticos y creernos los hijos de la Zarina, pero no dejaremos de ser esclavos de quien produzca lo que sea...
La única PATRIA LIBRE es la que se auto-alimenta y aquí no hay alimentos.-

263251- Me lo encontré en Facebook

  ¡SÉ COMIENZA POR PONER LOS PIES SOBRE LA TIERRA!

La expresión “poner los pies sobre la tierra” quiere decir percatarse de la realidad. Y ello comienza, en política y cuando se está en la oposición, por tener una visión clara de la naturaleza del gobierno, su conducta y sus objetivos.

Salta a la vista que importantes sectores del mundo democrático venezolano parten de una premisa errada y llaman a enfrentar al régimen como si se tratara de un gobierno democrático que actúa con apego a la constitución y las leyes. Esta conducta ha provocado en vastos sectores de la población desasosiego y desconfianza frente a importantes sectores y personajes de la dirigencia opositora.

La negativa sistemática de la oposición formal a calificar al régimen chavista como lo que, sin lugar a duda alguna, es: una DICTADURA, la ha puesto a contrapelo de la percepción que la mayoría de los venezolanos tiene del régimen.

Partiendo de esa premisa errada, sin reconocer la naturaleza del enemigo, las dictaduras son siempre enemigo y no adversario, cada día se le ofrece a los venezolanos víctimas de la represión, el hampa,  el hambre y la enfermedad, librito azul en mano, que la salida tiene que ser“CONSTITUCIONAL, ELECTORAL, PACÍFICA Y DEMOCRÁTICA”.  

Esa propuesta pone de lado realidades que todos los venezolanos de a pie percibimos: no puede haber salida “CONSTITUCIONAL” cuando la constitución está derogada de facto por los poderes públicos sumisos al régimen dictatorial. En otras palabras, se nos llama a respetar una entelequia que murió el mismo día en que nació. Día en que como un presagio ominoso de lo que se nos venía encima ocurrió la tragedia de Vargas.

Se nos dice que la salida tiene que ser “ELECTORAL”, cuando la mayoría aplastante de los venezolanos desconfía del “árbitro” electoral: el CNE. Resulta incomprensible que quienes denunciaron, con razón, fraude en las últimas elecciones presidenciales, pongan el destino de la nación en manos de  los delincuentes políticos que cometieron el fraude. Las elecciones en el mejor de los casos deben ser un instrumento para la agitación, la movilización y la protesta popular. Con el CN chavista, columna vertebral de la dictadura, no hay solución “electoral” posible.

Nos dicen que la salida tiene que ser “PACÍFICA”. Bueno, aquí se subió la gata a la batea. Quienes sostienen esto como un dogma de fe, parecen padecer de pérdida de la memoria reciente. Para citar solamente un ejemplo: ¿qué pasó con la elección de Ledezma? ¿Acaso la dictadura reconoció su victoria o lo despojó de sus poderes sin importarle un comino ni la constitución ni las leyes? Me pregunto, si esa fue la reacción de la dictadura frente a la pérdida de una alcaldía, por importante que sea, ¿puede alguien, en su sano juicio, creer que la dictadura entregaría pacíficamente  la mayoría en la asamblea?  Y muchísimo menos entregar la presidencia de la república pacíficamente sea cual sea el resultado electoral. ¿Es que creen que estos fascistoides salvajes son Raúl Leoni, Caldera, Pérez o Herrera? O será que creen que los narco militares del régimen son los mismos militares que derrotaron a la guerrilla y a los cubanos y se limitaron a cumplir las funciones que le encomendaban la constitución y las leyes. Cómo puede haber una salida pacífica de una dictadura que tiene bandas con miles de delincuentes armados para atacar a la población, un partido que dispone de una milicia, que aunque senil y obesa, está armada hasta los dientes. Lamentablemente NO HAY SALIDA PACÍFICA posible en el horizonte.

Y lo de salida “DEMOCRATICA” es un contrasentido, un caso grave de masturbación mental compulsiva, de creencia en pajaritos que vuelan en retroceso y transmiten mensajes desde el más allá. Es absurdo pensar que pueda haber una salida “democrática” donde no existe democracia. Estamos en una dictadura forajida. De allí que no entiendo que es lo que llaman una “salida democrática”. La salida de la dictadura debe ser para establecer un Estado efectivamente democrático y de derecho. La democracia será producto de la salida. ¿Fue el 23 de Enero de 1958 una“salida democrática”? ¿Sin la acción de las fuerzas armadas conjuntamente con la Junta Patriótica y el movimiento popular,  hubiera salido Pérez Jiménez del poder?

Quienes sostienen esa posición, que respeto pero no comparto en lo más mínimo, nos piden paciencia. Nos recomiendan calma y cordura. Paciencia y salivita, mucha paciencia que algún día triunfaremos. Me pregunto ¿Cuántos años más debemos esperar? ¿Hasta que acaben con lo poco que queda de Venezuela? No mejora el enfermo.

Nos alertan sobre el “peligro” de una “asonada militar”. Más anti militarista que yo no hay, pero de lo que si estoy seguro es de que ningún gobierno militar o civil o cívico-militar puede ser peor que el que tenemos. ¿Qué la OEA va a chillar? Que chille, pero esos mismos gobiernitos de mini países que hoy apoyan a la dictadura, podemos estar seguros, saltarían la talanquera sin necesidad de garrocha. El olor del petróleo es irresistible.  

Cuando el 11 de Abril las fuerzas armadas le pidieron la renuncia a Chávez, la cual aceptó, y sin presión y sin apremio se entregó en la Comandancia del Ejército acompañado de sus ministros, surgieron las voces quejumbrosas de algunos que hoy son víctimas del chavismo a protestar la “ruptura del hilo constitucional” y hoy se quejan porque les han roto no solo el hilo sino que les han partido el alma.

Después de aquellos hechos Pedro Carmona pasó a ser más satanizado que Jack El Destripador. Lo que lamento de aquellos acontecimientos es la falta de habilidad política de los civiles, que se no obtiene en unos meses, y la inmensa torpeza de los militares que se negaron a complacer los pedimentos de Chávez para salir del país hicieron posible la pesadilla de 16 años que agobia a los venezolanos. A pesar de esos errores yo nunca he dejado de ser solidario con Pedro Carmona y quienes le acompañaron, que tuvieron el arrojo y la valentía de intentar salvar a la nación del desastre.

Muchos de quienes se dedicaron a satanizar y endilgarle toda clase epítetos a Carmona hoy deben estar sufriendo un severo “ratón moral”. Deben sentir como suya una buena cuota de responsabilidad por los 200.000 asesinados en la dictadura cleptócrata chavista, la quiebra de PDVSA, el hambre, la escasez de medicinas, la pérdida de la independencia entregada a Cuba, la venta de la nación a China, la entrega del Esequibo, el asalto al tesoro público, el reino del Cartel de Los Soles, la pérdida de las libertades y de la dignidad nacional.

JOAQUIN F. CHAFFARDET
jchaffardet@gmail.com
@jchaffardet

PD. Hace unas horas recibí la noticia de la detención ilegal de Antonio Ledezma que es el inicio de una razia contra dirección política democrática. Vendrán más detenciones y agresiones. Y todavía hay quienes se rehúsan a poner los pies sobre la tierra. ESTAMOS ENFRENTADOS A UNA DICTADURA Y A LAS DICTADURAS NO SE LES PIDE NI SE LE DA CUARTEL.

2015/04/24

263250.- Cambiar el guión

Cambiar el guión

SOLEDAD MORILLO BELLOSO | EL UNIVERSAL
viernes 24 de abril de 2015 12:00 AM
Un documental en HBO, una coproducción con Bill Maher, transmitida el lunes pasado, me espeluznó. Trataba sobre a ruta del narcotráfico. Y Venezuela, nuestra Venezuela, esa que algunos pomposamente llaman "patria querida", está en esa ruta. Una mezcla de asco y estupor me invadió. El periodista logró entrevistar a unos traficantes a bordo de un yate. De indiscutible tono y acento venezolanos en su hablar. Se veían edificios reconocibles de nuestras costas. Lugares donde usted y yo, que somos decentes, hemos recorrido. Los montos de los que hablaba aquel hombre me erizaron la piel. Veinticinco millones de dólares al mes. Y era uno. Uno de quién sabe cuántos.

Yo no nací ni me crié en un refugio de narcotraficantes. No nací ni me crié en un país invadido por delincuentes. No nací ni me crié en una pocilga. Teníamos problemas. De seguro. A qué negarlo. Pero no de esta categoría.

En mi artículo de la semana pasada hablé de la decencia como instrumento para combatir la corrupción. Me quedé corta. Al menos no dije todo lo que pienso. Que la corrupción sólo se vence, además de con decencia, con justicia. Los narcotraficantes no pueden haber armado este tinglado sin el concurso y la complicidad de autoridades. Eso es literalmente imposible. Y sin embargo, ¿cuántos juicios hay en proceso en Venezuela por narcotráfico? ¿Cuántos funcionarios de alto, medio y bajo rango están siendo investigados, perseguidos y llevados a los tribunales por estos espantosos delitos? Tan poquitos que ni siquiera alteran la estadística.

Mientras usted hace colas infinitas bajo el calorón para intentar conseguir los más elementales productos, mientras a su bolsillo se le abre un hueco cada vez más grande por la inflación descontrolada, mientras ya millones de venezolanos buscan un futuro posible allende nuestras fronteras, nuestra Venezuela, el único país que tengo, se ha convertido en una aceitada autopista para el tráfico de drogas.

Me dicen que, empero, el consumo de drogas en nuestro país es relativamente bajo. Consuelo de tontos. El narcotráfico no tiene sólo que ver con poner en riesgo la salud de los conciudadanos. Tiene todo que ver con destruir la economía, con generar unas finanzas paralelas que acaban dando al traste con toda posibilidad de bienestar social. La droga hace daño a quien la consume, pero el narcotráfico destruye países, contamina venenosamente todo lo bueno y pudre el Estado.

La pregunta es quién le pone coto. Déjeme decirle que no es cierto que usted y yo no tenemos herramientas algunas para luchar contra esto. Quizás no tengamos poder. Pero tenemos voz para quejarnos, para gritar y protestar. Y tenemos voto con el cual sentar en la Asamblea Nacional a ciudadanos decentes que no se hagan la vista gorda y que se conviertan en adalides de la lucha contra el narcotráfico. Esos decentes pueden cambiar el guión de esta opereta de malandros.

@solmorillob

2015/04/23

263249.- Roberto Rolo publicó el 23abr15



EMPUJÓN y cuento PARA MIS NIETOS QUE SE CASAN ESTA SEMANA:
(.. Y para ti también.)
Leyenda de los indios Nativos Americanos
Cuenta una vieja leyenda Sioux, que un día Toro Bravo, el más valiente y honorable de los guerreros, y Nube azul, la bellísima hija del jefe de la tribu, llegaron a la tienda del anciano sabio de la aldea a pedir consejo.
Nos amamos –empezó el joven- y nos vamos a casar –prosiguió ella- Y tenemos tanto miedo de perdernos, que venimos a rogarle que nos haga un conjuro o un hechizo, o nos entregue un talismán para que nos proteja y garantice que estemos juntos hasta la muerte. ¿Hay algo que pueda hacer por nosotros?”
El anciano se emocionó mucho al verlos tan jóvenes, tan enamorados y esperando su consejo con tanto anhelo.
Habría algo – dijo- pero no sé si sea un reto muy difícil, pues implica gran sacrificio.
Haremos lo que sea – respondieron al unísono los enamorados-
Nube Azul –dijo el anciano- ¿ves ese monte al norte de la aldea? Tendrás que escalarlo sola, y, sin más armas que tus manos y una red, atrapar al halcón más bello y vigoroso que jamás se haya visto. Si logras atraparlo, deberás traerlo vivo al tercer día después de la luna llena. Esa es tu misión.
Y tú, Toro Bravo, -continuó el sabio- tendrás que escalar la montaña del trueno y cuando alcances la cima, deberás capturar, sin hacerle daño, a la más valiente de las águilas, usando sólo tus manos y una red, para traerla el mismo día del regreso de Nube Azul.
Ahora, partan, ordenó el anciano.
Los jóvenes se abrazaron con ternura y luego emprendieron su camino, ella al norte, y él hacia el sur de la aldea, para cumplir con las misiones encomendadas.
El día señalado, los amantes regresaron a la tienda del anciano, cargando cada uno el ave que le había sido pedida. Eran, en verdad, unos hermosos ejemplares.
¿Qué debemos hacer ahora? preguntó Toro Bravo, ¿Debemos matarlas y beber su honorable sangre?
No, respondió el anciano.
¿Debemos cocinarlas y comer su carne preciosa? preguntó ella.
No -repitió el sabio-, ahora deben atarlas entre sí por sus patas, con estas tiras de cuero, y luego dejarlas para que vuelen libres.
La joven pareja hizo lo que se les había ordenado y soltaron las aves. El águila y el halcón intentaron levantar el vuelo varias veces pero lo único que conseguían era terminar cada vez, revolcadas en el suelo.
Después de muchos intentos, irritadas y frustradas por su incapacidad para volar, empezaron atacarse con sus picos, haciéndose mucho daño.
Este es el conjuro que pidieron, dijo el anciano, nunca olviden lo que acaban de ver. Ustedes son como el águila y el halcón. Si se atan el uno al otro, así sea por su inmenso amor, no sólo vivirán arrastrándose, sino que terminarán lastimándose inevitablemente.
... Si quieren que su amor perdure, vuelen juntos, pero jamás atados.

2015/04/20

263248.-Capitulo 2.- Los Interpretes

Capitulo 2
Los Intérpretes.-

Los tres primeros reos condenados a ser ajusticiados conforme a la Ley Final, en el País, fueron: el intermediario que vino de la Capital, el alcalde de Riosal y el Tío José.

El intermediario, un “eminente” ciudadano, muy conocido, había sido candidato a muchos cargos en los últimos gobiernos y se sabía de sus “negocios” con otros grandes personajes de su partido y de los otros partidos... nunca se le había podido condenar a lo mas mínimo pues siempre sus padrinos, o sus ahijados,  habían actuado, soterradamente, claro, para evitar que a ellos también les salpicara la mugre. Era todo un poema, estaba entrelazado con medios de comunicación, con vendedores de baratijas, con vendedores de “proyectos” de cualquier cosa, se le veía rebosante de favores y dueño de una prosa amplia y cargada de los lugares comunes de cada tendencia; había sido estrella y actor central de varias farsas ampliamente conocidas por el gran publico pero pasadas bajo la manga de las Leyes por los otros actores de los respectivos sainetes. Para todos los grupos era el momento perfecto para salir de el.

El Alcalde de Riosal, por su parte, venía trepando paso a paso, se le conocía por su entramado a nivel regional, por su labia violenta, por sus chistes despóticos, por sus cambios y virajes en todo cuanto le tocaba dirimir siempre que hubiese algo de beneficio para el o para sus allegados. Si se requería de alguien para hacer que la Cámara decidiese a favor o en contra de algo, solo había que buscarle y proponerla, a cambio, claro, de “algo”.

El Tío José, por su parte, era uno de los empresarios del pueblo, conocido por todos, amigo de todos, padrino de muchos barrigones, negociante, gallero, bailarín, prestamista; su empresa, “la pedrera”, producía y suministraba insumos para las construcciones dentro y fuera del pueblo, cincuentón, coplero, era un buen escucha y la gente le buscaba como consejero... unía su bonachona forma de ser con un respeto casi heroico por la palabra dada. No era un cuentero mas. Sus labios se sellaban con lapida de mil llaves.

Ellos fueron lo tres primeros reos, culpables directos, según lo que se escuchó en el Tribunal. A diferencia de otros casos anteriores, sonados o no,  en quince días a partir que de la Capital, llegó la orden, fueron aprehendidos,  juzgados y, para beneplácito de “los de arriba” y con el silencio de la sumisión de “los de abajo”, los ejecutaron el primer sábado después del juicio.

Fue un acto apoteósico... asistió todo el pueblo de Riosal, cuyas calles se vieron rebozadas por el caudal de vehículos que llegaron esa mañana provenientes de la Capital y de todos los pueblos a la redonda de Riosal... la fiesta no terminó con la ejecución de los reos sino que continuó hasta tarde en la noche sabatina, lo que fue muy bueno para los Hoteles, Posadas y Restaurantes que se vieron colmados por los fuereños y por los familiares y amigos de los tres, por ahora, actores principales de ese capítulo.

Los Diarios, la Televisión, la Radio, no dejaban escapar esa gallina de huevos de oro y los comentaristas se daban banquete mostrando los innumerables aspectos a los que se les podía sacar el filo.

A nivel Nacional, se presentaba como una demostración de lo que debía haberse hecho desde hacía mucho tiempo... se comadreaba sobre los pasos siguientes pues todos estaban contestes en que era apenas la punta del iceberg;  lo que estaba sucediendo en la Cárcel no tenía parangón, nunca antes “todos” los ediles de una Alcaldía habían sido condenados a muerte por ser cómplices de un hecho contra la cosa pública. En todo el Territorio Nacional se discutía, se comentaba, se aprendía y nadie, NADIE, sabía o barruntaba cual sería la actitud que se asumiría para controlar a los reos y evitar el suicidio masivo.
Las acusaciones que el Intermediario efectuó en sus alegatos buscando defensa, en las que ponía en evidencia las múltiples causas que se podían abrir contra muchísimos de los actuales personeros de los últimos cinco regímenes, no habían caído en sacos rotos y, aunque se dudaba de la celeridad de los nuevos juicios, estaba quedando claro que había un consenso para que se llegara hasta las últimas consecuencias. (¿?)

Ardía Troya también, porque los Administradores de la Cámara Edilicia y de las Compañías, habían sentido la presión del dogal en sus cuellos pues, aunque no habían sido los planificadores o ejecutores, si habían sido los amanuenses del complot y por ello habían recibido el regalo de los dioses.

En la Capital, las firmas que se dedicaban al análisis de las operaciones, ponían su cuello en remojo por cuanto no existió una alerta sobre lo que había sucedido y los connacionales estaban más que claros que ellos, los analistas, lo sabían.
Las entidades bancarias hacían oídos sordos y ponían los ojos en blanco pero, no podían negar su conocimiento de esas actividades fuera de la Ley. Aducían que eso era una práctica común desde SIEMPRE. 

“Crimen y Castigo” era un libreto tonto ante las cavilaciones de Hilda y Tomás, El estaba convencido de que, de no haber sido por su actuación aconsejando al Tío José, este no hubiera intervenido en el complot o, en ultimo caso, lo hubiese hecho como un proveedor y no como instigador y, a pesar de que la nueva Ley no establecía diferencias a sus ojos, Tomás sabía que el Tío había actuado porque él, Tomás, lo bañó en halagos y lo indujo a mostrarse como uno de los centros del problema. Además, Tío José, fiel a su acendrada costumbre de vivir de “su palabra” había entregado su vida sin hacer mención de su sobrino. Y de allí se derivaba el problema de Tomás.  El no estaba dentro de la lista de acusados, no se le había mencionado para nada. Era el perfecto inocente!!!

El dilema de Hilda se iniciaba en su costumbre de pretender que su marido apareciese como líder de cuanto se propusiese hacer. Siempre le había exigido y, en muchas oportunidades, hasta se había burlado cuando por razones de realidad de vida, el liderazgo en los negocios o en la actividad familiar o entre las amistades, cambiaba de personajes y Tomás aceptaba que otros fuesen los lideres de eso que estuviesen haciendo. Esa condición había privado en este negocio, ella sabía que el dueño de la empresa, dueño también del dinero, era el Tío José... sabía también que el Tío quería a Tomás como a un hijo, sabía que veía por los ojos de Tomás y que nunca haría aparecer a Tomás como instigador de nada sucio. Por eso, encendió en Tomás el deseo de que acudiera a su Tío y lo impulsara hacia ese negocio.  Pero también conocía a su marido y sabía de antemano las vueltas que daría su cerebro antes, durante y después de lo que ocurriese, fuese bueno, o malo, o peor. 

La tormenta apenas comenzaba.

2015/04/17

263247.- El Sueño Cap 1 17abril15

Capítulo 1  

El Sueño.

Sentados en la rivera del apacible río, marido y mujer hablaban, Hilda y Tomás comentaban las noticias que el radio difundía que no eran precisamente buenas... los reos que serían ajusticiados el fin de semana, al borde de locura, trataban de suicidarse para evitar la dantesca escena a sus familiares.
La Ley que el país había adoptado para salir de la crisis económica y política era, sin duda, atroz, e implicaba que los reos fuesen inmisericordemente ajusticiados en la plaza central del poblado, con la presencia en primera fila de todos sus familiares en primer y  segundo grado de consanguinidad, sin importar su edad o sexo.
Reconocían que la “Ley Final”, como se le llamaba, estaba trayendo mejoras en el tratamiento de la cosa pública y ya no se escuchaban discursos llenos de mentiras y ofrecimientos vanos... Habiendo sido penado con esta ley el Peculado en cualquiera de sus formas, las calles y avenidas ya no tenían el aspecto de carnaval de épocas pasadas y muy bien se cuidaban los funcionarios de que sus nombres o rostros no apareciesen en nada que no fuese obligatoriamente preciso.
El costo había sido muy grande... no solo por la hambruna producto de los robos y del peculado que obligó a tomar la decisión, la Ley en si misma era Draconiana y no permitía que se escapasen de ella ni a las grandes figuras ni a los acólitos de turno.
En Riosal casi todas las familias ya habían asistido a la plaza central a cumplir con acompañar a por lo menos uno de sus integrantes. Ellos ya lo habían hecho. Acompañaron al Tío José, el tío rico de la familia, que había hecho sus negocios con la pedrera cuando se estaba construyendo el puente y se había en compinchado con los ediles de turno y pusieron un sobreprecio al material que producían. Tanto el Alcalde como los ediles, como el Tío José, como los administradores de la Alcaldía, y los de la pedrera, todos ellos asistieron un sábado de mucho viento, a que les colgaran y les dejaran allí hasta el lunes en la mañana cuando se procedió a bajarlos y enterrarlos en el cementerio, en la fosa publica del pueblo.
La situación no se presentaba fácil ni mucho menos... antes, siempre había quien se prestara para atestiguar a favor o en contra de alguien pero, ahora, con la fulana Ley Final, los abogados y las personas naturales, mucho se cuidaban de esta practica pues, de acuerdo a la Ley, se convertían en reos de lo que se juzgara, en el caso de aparecer como entorpecedores del proceso, o de falsear su testimonio, y esto también involucraba a los profesionales del derecho, desde los magistrados hasta los escribanos. Ya se hacía difícil encontrar quien se prestara a ser Juez...

No eran una pareja de jóvenes, los nietos ya se soñaban en la Iglesia y pensaban en los viajes que antes hacían los recién casados a tierras extrañas, a playas paradisíacas, a ciudades llenas de otras historias, a otros sitios del mundo...  pero, eso era antes... por eso y de allí venían los pensamientos de la pareja en este momento, cavilar en cuanto a que  hacer para que la familia volviese a la calma, a enmendar los sueños de progreso y esperanza, manteniendo la iniciativa y la proactividad, a pesar de la debacle a que se había llegado.

 ¿Que hacer? Mas de 60 años de estudio y trabajo se les resumían en una casa en una montaña, tres lochas devaluadas, una pensión escasa y ganas de vivir, de conocer, de estar presente cuando la humanidad aviste nuevas fronteras... parecía lejano el momento cuando la situación volviese a “una” normalidad... no era gratis la aplicación de la nueva Ley... los reos y sus familias, a pesar de saberse culpables y aceptar la situación de la aplicación de la Ley, en otros, no aceptaban el conocimiento publico mundial de las ejecuciones, ya aplaudido por la mayoría absoluta de los países. Quienes escapaban a otras tierras se encontraban conque allá también eran conocidos y, de ser reconocidos, eran execrados y no podían utilizar los dineros fraudulentos pues de hacerlo, el dinero era repatriado y ellos presos, allá, por fraude al pretender utilizar dinero mal habido. La caída de los posibles reos y su ejecución hacía que sus familiares, todos, llevaran el estigma que les imponía la Ley.
Lo del Tío José había sido el más terrible evento en la vida de la familia. Con las finanzas publicas en el punto mas bajo de la historia,  con el desbalance en el proceso de producción de los insumos alimenticios, con la falta de trabajo de cualquier tipo en todo lo que no sea gobierno, con la espada de Damocles de que al ser funcionario se es virtual reo de la Ley Final, se hace difícil, como cosa de tiempo, obtener un medio de vida que permita producir y consumir en paz.
La nueva Ley, la Ley Final, aportaba respuestas a preguntas que antes algunos se formulaban sobre a quien culpar cuando se producía un deceso por falta de medicinas o material medico de cualquier tipo... la Ley Final aclara que son reos, en ese caso, TODOS los funcionarios que tienen que ver con la carencia, en orden jerárquico. Desde el Ministro Jefe del Consejo de Ministros hasta el expendedor. La Ley Final aclara la pregunta sobre ¿quien es responsable cuando el mono mata al niño con un revolver?... ¿Es el mono? Es el que le dio acceso al revolver? ¿es el dueño del revolver? ¿es el que vendió el revolver? ¿es el que le firmó el permiso para tener el revolver? ¿es el que autorizó para que se vendan revólveres? ¿es el que lo fabricó? ¿son quienes establecieron las Leyes que autorizan ese revolver? Y de allí siguen las preguntas... Es la misma situación con las medicinas... ¿Quienes son en cadena jerárquica los responsables? ¿Hasta donde se puede hablar de Homicidio Culposo? La Ley Final trata de acabar con la Patente de Corso en las Profesiones, que permite que se acabe con la población a la luz de que “Otros son los responsables”. Por esta razón el mundo acepta la Ley y los humanos tratan de apartarse no siendo sujetos de esa Ley, no aceptando postulaciones para ejercer autoridad estatal. Ahora nadie quiere ser gobernador, ni alcalde, ni siquiera jefe civil, mucho menos diputado y claro, ahora nadie quiere ser presidente de nada. Y si hablamos de Administradores y Contables... ¿Quien quiere ahora serlo? Nadie en su sano juicio, hasta que no se alcance un nivel educativo global donde no exista el dolo. 

El pueblo no era muy grande, todo el mundo se conocía y, desde que entró en vigencia La Ley, el sufrimiento era grupal. Muchos habían trabajado en la pedrera; para otros la pedrera había sido la fuente de su educación, su equipo de Football, la fuente de recursos para levantar sus casas, había sido la empresa propulsora del Liceo y por eso habían traído Profesores y equipos, tenían la Biblioteca mas grande de todo el Estado, ayudaban a todo el mundo con lo que tenían a mano, eran buena gente. De pronto, un día, se apareció alguien que venía de la capital y les propuso, en el club de bolas criollas, que apoyaran la idea de levantar un puente para mejorar la carretera.
El Diablo apareció!!



-. Me propusieron un negocio.-  Díjole Tomas a Hilda
-. Y de donde vamos a sacar dinero? Le vas a pedir al alcalde?
-. No, vale... La Alcaldía no tiene dinero  y estamos hablando de plata...plata, no lochas...
-. Y entonces? Aquí no hay entierros... ¿de donde vamos a sacar? Ahhhh... pidele a Tio José... a lo mejor el tiene, es quien “tiene dinero”... y es mucho?
-. Si, es bastante... nadie aquí tiene lo que se puede necesitar...
-. Y entonces? Más vale que se olviden y Tú... no vayas a estar inventando...
-. Voy a hablar con el Tío José, el sabe como hacer negocios con esta gente de la capital y quien quita que hasta nos ganemos algo que valga la pena en la apuesta...

Así había comenzado el tinglado... una vez que se pusieron a discutir el asunto, el Tío José, veterano en esas lides, se buscó a sus compinches de la Alcaldía y con calma fueron armando un plan para que de la operación les quedara a cada uno una buena tajada y aunque eran muchas personas, el negocito prometía darle a cada quien una buena ración y, aparentemente sin riesgos, todo clarito y con la aprobación de  “los de arriba”.
La empresa que aparecería como ejecutante sería la del Tío y los planificadores serían los de la capital y algunos de los “conocedores” del pueblo, entre ellos claro, Tomás.

Todo les fue saliendo como lo tenían previsto y el dinero comenzó a fluir como río en día lluvioso en una vega tranquila... Pero, en la Capital, por razones, de política,  se prendió una discusión entre quienes recibían parte de las tajadas, lo que ocasionó que apareciese una información en los periódicos denunciando lo que estaba pasando...

Como las bombas no explotan en la Capital, cayeron en Riosal y con mucho aspaviento los diarios de la zona dieron cuenta de lo que el Alcalde, el Tío José y los demás lugareños habían estado haciendo... ardió Troya y comenzaron a salir los cuentos de otras francachelas que se habían rumoreado, por años, en el pueblo...

La averiguación inicial puso en claro que la parranda había sido grande... para la aprobación del Proyecto se había requerido la firma de la mayoría de los Concejales quienes, tal vez porque el balón era muy atractivo, firmaron absolutamente todos...

La Procuraduría había estado revisando el proyecto y no presentó oposición ni durante la planificación ni en el tiempo que llevaban ejecutándolo.

Como tal, el Proyecto se veía muy bonito, muy útil, y muy a propósito a los fines electorales.

Pasó todas las instancias de aprobación regional y de igual manera las de aprobación nacional... Con el beneplácito de todos los niveles iniciaron la ejecución.

Todo el mundo feliz!!!

De pronto, alguien preguntó:

¿Existe un programa de control de Calidad para esa Obra?

La respuesta dejó anonadada a la población nacional. NO

Después del primer no, las tejas fueron cayendo una tras otra y se evidenció que la obra no presentaba las prestaciones que se requerían para un puente en esa zona, con esas características y que las especificaciones que se habían aprobado eran algo menos que ridículas dada la tecnología del momento y, lo que realmente le importó a la gente, el sobreprecio de la obra era de casi siete veces lo que se suponía era el costo real. La maraña  de la permisología rayaba en la locura y, a los aspectos legales, dado el número de complotados, se calculaba que transcurrirían años antes de poder llevar ante los tribunales a “todos los gatos del encierro”.

La Ley Final estaba ya vigente.

Los tres primeros gatos que llegaron a su sábado fueron: quien vino de la Capital, el Alcalde y el Tío José

Fin del Capitulo (1864 palabras)

263246.- Reflexiones españolas Rosa Montero


Reflexiones españolas                               Rosa Montero 17abr15
               El mapa del tesoro
  Daniel Freidemberg decía el otro día que hay distintas maneras de leer, y sin duda es cierto. ¿Ustedes saben cuál ha sido el texto más leído por los españoles en?  Pues el que aparece en los envases del cuarto de baño, el jabón líquido, el champú, todo eso; ese texto es leído nada más y nada menos que por el 98% de los españoles.  De manera que no estamos hablando de la lectura en general, sino de aquella lectura específica que nos nutre de un modo u otro, que es alimento para la razón o para la emoción.
Así como hay distintas formas de leer, también hay distintos soportes para la lectura.  En este Foro se ha hablado mucho contra las nuevas tecnologías, como si ellas fueran un peligro contra la lectura, y debo decir que yo no estoy de acuerdo.  En concreto el Internet me parece un fenómeno totalmente revolucionario, equiparable a la invención de la imprenta, en cuanto a su capacidad de democratización del acceso a los conocimientos.  El Internet, además, nos ha devuelto a un mundo regido por la palabra.  En Internet se lee, y se escribe; y se está recuperando el género epistolar a través del e-mail.
Tampoco la televisión me parece un fenómeno tan negativo, ni mucho menos.  Como también dijo en esta mesa Pía Barros, lo que hay que aprender es a apagarla. Pero, controlada, puede ser un medio poderoso de difusión de ideas y cultura.
Se habrán dado cuenta quizá por todo lo que estoy diciendo que soy una optimista.  Y desde este optimismo quiero hacer una nueva afirmación alentadora: verán, no creo que la lectura sea una actividad o una pasión en crisis.  Estoy cansada de oír y leer por todas partes las consabidas quejas sobre el actual triunfo de la imagen, y sobre cómo los mitos y los jóvenes de hoy no se educan en el amor por la lectura.
Pues bien, me gustaría saber con respecto a qué estamos midiendo esa supuesta decadencia lectora.  A principios de este siglo XX, por ejemplo, más de la mitad de la población europea era rigurosamente analfabeta.  En España, en concreto, sólo eran capaces de leer el 35% de los ciudadanos. ¿Estamos comparando tal vez la realidad actual con eso?  Tengo el convencimiento de que, desde una perspectiva global, hoy se lee más que nunca en todo el mundo: lo ocurre es que la lectura ha sido siempre una actividad minoritaria. Con todo, esa minoría parece ser hoy mayor que antes.
Y digo “parece ser” porque aquí abordamos un punto espinoso respecto a la lectura, a saber: ¿cómo diantres se mide quién lee y quién no lee?  Porque, cuando se dice que la lectura está en crisis nunca se dan cifras, o por lo menos no son cifras fiables.  Las encuestas siempre se han mostrado particularmente torpes en este aspecto. En España, por ejemplo, son tan contradictorias unas con otras, que resultan poco menos que inútiles.  Claro que uno siempre puede recurrir a las cifras de ventas, por supuesto.  Y sí, el número de libros vendidos en un país es un dato objetivo que puede damos alguna información sobre el hábito lector de esa sociedad.  Pero de todas formas se trata de una información engañosa y equívoca: porque, por ejemplo, hay lugares en donde las bibliotecas funcionan especialmente bien, de modo que muchos lectores leen sin comprar; por no hablar del préstamo de libros y la solidaridad lectora, que se da de manera especialmente fuerte, me parece, en los países latinos, tan promiscuos siempre en nuestros usos sociales.  De modo que esos datos paupérrimos de ventas de libros que suelen presentarse con sonrojo en muchos países latinoamericanos, esconden en realidad, estoy segura, una cifra de lectores mucho mayor, porque las obras circulan de mano en mano (sobre todo durante las crisis económicas).

LECTURA Y DEMOCRACIA.  Por el contrario, hay países en los que los libros se han convertido en una moda, de manera que se compran por razones de estética o de estatus, esto es, porque hay que adquirir libros para ser posmoderno, pero luego esos pobres ejemplares languidecen en las estanterías, sin que nadie los abra.  Algo de esto está sucediendo en España en los últimos años: se venden muchos más libros, pero estoy segura de que no se leen.
Bueno, exagero: me imagino que por lo menos deben de leerse la mitad.  Ya he dicho al principio que soy una optimista.
Como saben, en España no se alcanzó plena escolarización hasta mediados de los años setenta.  Y añadiré un elemento más: por  tiranizados, por sojuzgados, por haber sido durante mucho tiempo un pueblo carente de libertades y de derechos.
Esta última circunstancia me parece especialmente interesante.  Cojamos, por ejemplo, el índice de lectura de periódicos, que no es exactamente equiparable al de libros, pero que sin duda está muy relacionado: los países con más venta de prensa son también los más lectores en general.  Pues bien, durante años España ha sido uno de los dos países europeos con menos circulación de diarios. ¿Y cuál era el otro país del pelotón de los torpes?  Pues, curiosamente, Portugal.  Es decir, la otra nación que, como España, había sufrido en su pasado reciente una larguísima dictadura.
De todo esto podemos extraer una primera consecuencia, que parece de perogrullo, pero que no obstante merece ser mencionada: para fomentar el hábito lector de una sociedad se necesita que esa sociedad viva de verdad en democracia.  Porque los poderes autoritarios destrozan, sobre todo, el tejido cultural de un país, e impiden la libre circulación de las ideas.  Y cuanto más amplia, más desarrollada, más profunda sea esa democracia, más podrá crecer el hábito lector.  Voy a darles unas cifras espectaculares al respecto.  En 1900, en España, se vendían dos millones y medio de periódicos al día, exactamente el mismo número de periódicos que se vendían en 1980, es decir, cinco años después de la muerte de Franco.
Con el agravante  de que en 1900 había 18 millones de habitantes con un 65% de analfabetos, mientras que en 1980 había 36 millones de habitantes con un analfabetismo del 6%. Esto puede dar alguna idea del enorme destrozo cultural que llega a producir una dictadura.
Por el contrario, tras la muerte de Franco, España ha revivido culturalmente, de eso no cabe duda.  En ese año de 1980 al que antes me he referido, tras cinco años de democracia, en mi país se vendían 68 diarios por cada mil habitantes; hoy, tras 22 años de democracia, la cifra ha subido hasta casi 110 ejemplares por cada mil personas, superando ya la línea del desarrollo lector, que, según la Unesco, se sitúa en los cien diarios por cada núl.  Y la lectura de libros parece haberse incrementado de igual modo, aunque ya he dicho antes que resulta un valor difícil de medir.

ENCONTRAR EL LIBRO.  De modo que la primera condición para el fomento de la lectura es la libertad política y social, junto a un sistema de escolarización plena, desde luego. ¿Y a partir de ahí?  A partir de ahí comienza un terreno pantanoso.  Sí, hay algunas medidas que suenan razonables, como, por ejemplo, crear una buena red de bibliotecas que tengan además un acceso fácil, es decir, que no aterroricen a los no iniciados en la lectura, como a menudo sucede, por desgracia. 0 fomentar en la escuela le lectura de libros contemporáneos y cercanos al niño.  No hay que hacerles leer obligatoriamente La Celestina ni el Martín Fierro, sino obras que les hablen y les seduzcan  novelas en las que puedan reconocerse.  Siempre hay un libro para cada persona, incluso para la más reacia a la lectura; siempre existe esa obra especial que le fascinaría, ese libro tan suyo como un buen amor.  La cuestión, y la dificultad, es encontrarlo.
Esto me lleva a una última reflexión, la fundamental: a la pregunta de por qué leemos los que leemos, para saber así qué se puede ofrecer de esa misma necesidad y esa pasión a los que no leen, para tentarlos.
Hay muchas respuestas a esta cuestión.  Leemos para ordenar el caos de la vida, como dice Vargas Llosa; o sea, para creer que este torbellino sin sentido en el que estamos tiene alguna lógica.  Pero también leemos para salir del encierro de nosotros mismos, de la agonía de nuestra estrecha individualidad, y para desarrollar, siquiera imaginariamente, alguno de los múltiples personajes que habitan dentro de nosotros.  Leemos como soñamos, porque las novelas son como los sueños de la Humanidad, alucinaciones de nuestro subconsciente colectivo, visiones que emergen de lo más hondo de las personas.  Y ay de nosotros si no tuviéramos esa espita de seguridad, esa posibilidad de ensoñación que nos permite echar fuera nuestros fantasmas.
Se lee, en fin, para experimentar y para saber.  Como dice el escritor español Alejandro Gándara en un bellísimo y reciente ensayo, "leer es dar sentido y también sentir".  Y añade: "La lectura vuelca sobre los sentimientos –sobre  la zona profunda de la emoción, sobre esa sombra a la que llamamos alma -el sentido del mundo ".
Con esto Gándara quiere decir, y yo con él, que la lectura nos hace más sabios, nos hace más humanos.  Es un camino de conocimiento, probablemente el más amplio y más hondo.  Por eso digo que es necesario, para el desarrollo del hábito lector, que exista un ambiente de libertad; porque los libros son como espejos de nuestro ser profundo, y de todos es sabido que los tipos autoritarios, como la madrastra de Blancanieves, odian los espejos veraces.
De modo que la literatura, para estar encarnada en su sociedad, ha de representarla como un fiel espejo.  Pero que quede claro que cuando hablo de literatura especular y fiel no quiero decir que todas las novelas deban estar escritas en un registro fotográfico o, por así decirlo, dentro del realismo socialista, cosa que me espeluzna y que me parece la antítesis de lo auténticamente literario.  Por el contrario, una literatura rica, que pueda interesar a mucha gente, ha de ser una literatura plural, con obras fantásticas, y herméticas, y experimentales, y testimoniales, y costumbristas, y satíricas, y grotescas.  Con novelas de aventuras, y policíacas, y sentimentales.  Porque la realidad tiene matices infinitos.
De hecho de lo que estoy hablando es de esa literatura comprometida con su propia búsqueda.  Si antes hemos dicho que leer es sentir y es saber, entonces la escritura debe aspirar a la revelación, a la desvelación de ese conocimiento.  Escribimos, y leemos, como quien construye un jeroglífico, en la ambición de atisbar, al final, el dibujo completo, la estructura oculta de las cosas.  Leemos, y escribimos, en fin, como quien sigue paso a paso las directrices de un oscuro mapa del tesoro, con la esperanza de poder encontrar algún día el oro de la sabiduría, la serenidad última de ese conocimiento fundamental que, como el horizonte, siempre se nos escapa

2015/04/15

263245.- Poema Llanero

Los Llaneros le sacaron un poema al Presidente: NICOLAS MADURO:
Señor Nicolás Maduro, el OBRERO PRESIDENTE
Asi se hizo llamar en su campaña reciente..
 Usted que viene de abajo, que sufrió supuestamente...
La pobreza más extrema y aguanto el hambre inclemente.. 
Que cuando llego a Caracas dormía debajo de un puente..
Por qué no quiere escuchar el clamor de tanta gente?
Usted que heredó de Chavez la REVOLUCIÓN VIVIENTE..
Un emporio petrolero el mayor del continente.. 
Con el crudo a más de 100, que genera buen billete..
Lo miro más enredado, que venao en taburete!! 
Si es tan cierto que ganó su elección tan limpiamente.
Por qué no contó los votos como se hace normalmente?
Usted que en Puente Llaguno lo vimos tan combatiente..
Atacando a un pueblo noble que marchaba libremente.
Esta Patria ya no quiere, que usted sea su Presidente!!
Usted que igualito a un loro repite constantemente
El discurso de Hugo Chavez quien hoy ya se encuentra ausente..
Está llevando a esta tierra, hacia un fracaso inminente..
Y para muestra la crisis, que vivimos diariamente..
Por lo que le estoy diciendo, espero no se moleste..
Ejerzo aqui mi derecho de expresarme libremente.
Y decirle con mi verso de una manera decente. 
A través de estas palabras todo lo que el pueblo siente...
A tildado de golpista a todo aquel que se exprese..
Siendo un sagrado derecho que ejercemos legalmente.
El país hoy pasa hambre no hay leche, harina ni aceite...
y en las calles de hoy en dia mandan son los delincuentes..
Atracan, roban y matan, por doquier salvajemente..
Y todavía usted no quiere que nuestro pueblo proteste!
Y culpó a Leopoldo López tildándolo de insurgente..
Y como juez y verdugo a ordenado que lo arresten..
Son más de 20 millones no es Leopoldo solamente..
Quien está clamando un cambio, y de una manera urgente..
Esta nación tan hermosa necesita es un gerente.. 
Y si para gobernar no se siente competente.
Por el bien de VENEZUELA RENUNCIE HUMILDEMENTE!.....

236244.- Veneconomia Opina, 15 de abril 2015

Una cucharada de la propia enfermedad

El gobierno de Nicolás Maduro está desbordado por la crisis económica generada por su política de controles. Pero, repotencia e intensifica aún más los controles del tipo de cambio y de precios cuando lo sensato sería rectificar el rumbo y desmontar los controles.

Dos de las últimas medidas tomadas por el Ejecutivo Nacional en materia de controles son: el recorte de los cupos de viaje y la centralización de suministro de los fármacos de enfermedades crónicas. Ambas medidas evidencian que la élite al mando de la economía no logra, o no quiere entender que ese camino sigue empujando al país al infierno de la escasez y la corrupción.

Se puede decir, como lo indica el economista Enrique González Porras, en su artículo “¿Control Transitorio Administrado de Precios?” que saldrá publicado en VenEconomía Mensual de abril, que “el remedio no puede ser una cucharada de la propia enfermedad, ni tiene lógica normativa alguna legislar y actuar sobre efectos, dejando las causas intactas”.

Explica González Porras en su análisis que parece un exceso que se proponga un tal “control transitorio administrado”, que implicaría mantener los controles de precios –entre otros los del tipo de cambio–, porque “se cree que liberar los controles, previamente al aumento de la producción”, terminaría siendo contraproducente.

Para el economista esto “sugeriría negación absoluta o presunción de inoperancia del sistema de precios y de la soberanía del consumidor, sustituida por acciones burocráticas-regulatorias”. Y que “salvo que se demuestre con argumentos y evidencia dura, resulta una posición ad hoc proponer la continuidad de los controles”.

Advierte que “tal posición partiría, primero, del prejuicio de que todas las empresas sometidas a controles de precios poseen posición de dominio e incentivos para explotarla; y segundo, que los controles de precios no constituyen una de las principales fuentes de las distorsiones económicas en la actualidad”.

Sostiene González Porras que “los controles de precios por constituir restricciones a la libertad y a los derechos económicos representan una sanción, que bajo el imperio de la Ley –existencia de Estado de Derecho y Debido Proceso- exige un procedimiento administrativo (si la estructura regulatoria obedece a la tradición del derecho administrativo europeo continental) o un juicio (si responde a la tradición del Common Law)”.

Explica que la existencia de “causas inflacionarias como el financiamiento inorgánico del déficit o el exceso de liquidez para el nivel de la actividad económica y de la oferta de bienes y servicios; poco o nada podrán hacer los controles de precios –salvo fomentar mercados negros, paralelos, arbitraje y contrabando de extracción-”.

En definitiva, como puntualiza González Porras, “los controles de precio no constituyen instrumentos ideales para tutelar la equidad y mucho menos para el control inflacionario. Para el primer caso existe la política fiscal, de transferencias y subsidios y para el segundo caso, las políticas de estabilidad macroeconómica. De hecho, la inflación constituye un mal público y no el producto del ejercicio del poder de mercado generalizado, tesis que carece de micro fundamentos”.

Recuerda el economista “que la inserción social y laboral y el resguardo del poder de compra de la moneda, de los sueldos y los salarios, no se logran por medio de los controles de precios, sino por medio de incentivos dinámicos a favor de generar actividad económica y empleos y mejorar la productividad como bien social clave para generar riqueza y bienestar”.

Y para concluir, deja sentado que “cuando existen severos problemas de escasez, los controles de precios como reglas burocráticas de reparto del valor del bien, resultan absoluta y totalmente inocuos sobre el bienestar social, porque no reconstituyen pérdida de eficiencia asignativa ni aumentan la demanda satisfecha”. Es decir, no promueven aumentos de producción con lo cual se profundiza la escasez.
Editores de VenEconomía

2015/04/14

C42 y medio.- Cpitulo 1... El Sueño

El ser que dejo de serlo...

Como llegar al final del camino sin molestar a nadie, sin necesitar a nadie, sin que nadie tenga que hacer por mi lo que ya mis fuerzas no me permitan?...
Pasas la vida trabajando, buscando soluciones para mantener a la familia, siempre listo para servir a los demás... y, de pronto, por esas cosas del destino, una arteria falla, un coagulo aparece, el alemán que se acerca, el vehiculo que te atropella, la arruga de la alfombra que se atraviesa, el camino que se cruza con el de los ladrones, la escalera que se desliza... y quedas allí, de espaldas y mirando al techo, incapaz de llevarte la comida a los labios... la mente, errática o segura, comienza su peregrinar despidiéndose de todo lo conocido... ya no son tus piernas que se acalambran por el esfuerzo, ya no hay esfuerzo y se acalambran tal vez como recuerdo de mejores días...
¿Que hacer entonces para terminar de vivir, sin molestar a quienes a tu lado te han dado lo mejor de cada uno durante “toda la vida” y, tal vez, ya están tan cansados como Tu?
¿Que hacer para no ser una carga?
Las múltiples respuestas, las opciones, los caminos, dependen de tantas variables, que abordar el tema se hace cuesta arriba...
La trillada y extraordinaria  frase de los Scouts, slpsald, toma una dimensión magnifica cuando, llegado este momento crucial, te vez en la posición de ser quien requiere el servicio, quien no se puede negar a que le ayuden a resolver sus necesidades básicas, quien no recuerda, quien no coordina tiempo y espacio, quien ha cambiado su modo de ser y se hace inaguantable (o peor que antes).
Mucho se puede ganar si desde el inicio de la vida somos personas tratables, amables, llevaderas, seres queridos... pero, es difícil que todos lo seamos y así, como dice el dicho, siempre llueve sobre llovido, pero, en fin, hay que buscar soluciones que permitan que los grupos familiares se desenvuelvan en forma placentera y no sea un infierno vuelto realidad.

Que, quien, como, cuando, donde, con que.???

Las preguntas del grupo: ¿Que hacemos ahora con Fulan@? ¿Quien se va a encargar de F? ¿Como vamos a lograr convencerle de lo que queremos hacer? ¿Cuando lo haremos? ¿Donde l@ meteremos? ¿Con que lo pagaremos? ¿Hasta donde se puede confiar en sus juicios sobre cualquier cosa? Estas no son mas que líneas de un libreto “de la vida previa” al hecho cumplido... no son cosas en que nos guste pensar pues siempre vemos el final como algo muy lejano... pero... nadie tiene la vida comprada y se hace necesario atacar el problema “mucho antes del momento critico” y esto, sin aparecer como ave de mal agüero, como traedores de la muerte...
Hay pánico, cunde,  hay desespero, hay mal humor cuando se menciona la palabra asilo, cuando se oye “Geriátrico”, cuando se buscan enfermer@s para los viejos de la casa... pero... hay sillas de ruedas, hay respiradores, sillas de baño, dietas especiales, medicinas, cuidados post-operatorios, vigilancias nocturnas... y todos los demás ingredientes de una larga estancia geriátrica.

La pregunta del millón? Que hacer entonces???


Capítulo 1  

El Sueño.

Sentados en la rivera del apacible río, marido y mujer hablaban, Hilda y Tomás comentaban las noticias que el radio difundía que no eran precisamente buenas... los reos que serían ajusticiados el fin de semana, al borde de locura, trataban de suicidarse para evitar la dantesca escena a sus familiares.
La Ley que el país había adoptado para salir de la crisis económica y política era, sin duda, atroz, e implicaba que los reos fuesen inmisericordemente ajusticiados en la plaza central del poblado, con la presencia en primera fila de todos sus familiares en primer y  segundo grado de consanguinidad, sin importar su edad o sexo.
Reconocían que la “Ley Final”, como se le llamaba, estaba trayendo mejoras en el tratamiento de la cosa pública y ya no se escuchaban discursos llenos de mentiras y ofrecimientos vanos... Habiendo sido penado con esta ley el Peculado en cualquiera de sus formas, las calles y avenidas ya no tenían el aspecto de carnaval de épocas pasadas y muy bien se cuidaban los funcionarios de que sus nombres o rostros no apareciesen en nada que no fuese obligatoriamente preciso.
El costo había sido muy grande... no solo por la hambruna producto de los robos y del peculado que obligó a tomar la decisión, la Ley en si misma era Draconiana y no permitía que se escapasen de ella ni a las grandes figuras ni a los acólitos de turno.
En Riosal casi todas las familias ya habían asistido a la plaza central a cumplir con acompañar a por lo menos uno de sus integrantes. Ellos ya lo habían hecho. Acompañaron al Tío José, el tío rico de la familia, que había hecho sus negocios con la pedrera cuando se estaba construyendo el puente y se había en compinchado con los ediles de turno y pusieron un sobreprecio al material que producían. Tanto el Alcalde como los ediles, como el Tío José, como los administradores de la Alcaldía, y los de la pedrera, todos ellos asistieron un sábado de mucho viento, a que les colgaran y les dejaran allí hasta el lunes en la mañana cuando se procedió a bajarlos y enterrarlos en el cementerio, en la fosa publica del pueblo.
La situación no se presentaba fácil ni mucho menos... antes, siempre había quien se prestara para atestiguar a favor o en contra de alguien pero, ahora, con la fulana Ley Final, los abogados y las personas naturales, mucho se cuidaban de esta practica pues, de acuerdo a la Ley, se convertían en reos de lo que se juzgara, en el caso de aparecer como entorpecedores del proceso, o de falsear su testimonio, y esto también involucraba a los profesionales del derecho, desde los magistrados hasta los escribanos. Ya se hacía difícil encontrar quien se prestara a ser Juez...

No eran una pareja de jóvenes, los nietos ya se soñaban en la Iglesia y pensaban en los viajes que antes hacían los recién casados a tierras extrañas, a playas paradisíacas, a ciudades llenas de otras historias, a otros sitios del mundo...  pero, eso era antes... por eso y de allí venían los pensamientos de la pareja en este momento, cavilar en cuanto a que  hacer para que la familia volviese a la calma, a enmendar los sueños de progreso y esperanza, manteniendo la iniciativa y la proactividad, a pesar de la debacle a que se había llegado.


¿Que hacer? Mas de 60 años de estudio y trabajo se les resumían en una casa en una montaña, tres lochas devaluadas, una pensión escasa y ganas de vivir, de conocer, de estar presente cuando la humanidad aviste nuevas fronteras... parecía lejano el momento cuando la situación volviese a “una” normalidad... no era gratis la aplicación de la nueva Ley... los reos y sus familias, a pesar de saberse culpables y aceptar la situación de la aplicación de la Ley, en otros, no aceptaban el conocimiento publico mundial de las ejecuciones, ya aplaudido por la mayoría absoluta de los países. Quienes escapaban a otras tierras se encontraban conque allá también eran conocidos y, de ser reconocidos, eran execrados y no podían utilizar los dineros fraudulentos pues de hacerlo, el dinero era repatriado y ellos presos, allá, por fraude al pretender utilizar dinero mal habido. La caída de los posibles reos y su ejecución hacía que sus familiares, todos, llevaran el estigma que les imponía la Ley.
Lo del Tío José había sido el más terrible evento en la vida de la familia. Con las finanzas publicas en el punto mas bajo de la historia,  con el desbalance en el proceso de producción de los insumos alimenticios, con la falta de trabajo de cualquier tipo en todo lo que no sea gobierno, con la espada de Damocles de que al ser funcionario se es virtual reo de la Ley Final, se hace difícil, como cosa de tiempo, obtener un medio de vida que permita producir y consumir en paz.
La nueva Ley, la Ley Final, aportaba respuestas a preguntas que antes algunos se formulaban sobre a quien culpar cuando se producía un deceso por falta de medicinas o material medico de cualquier tipo... la Ley Final aclara que son reos, en ese caso, TODOS los funcionarios que tienen que ver con la carencia, en orden jerárquico. Desde el Ministro Jefe del Consejo de Ministros hasta el expendedor. La Ley Final aclara la pregunta sobre ¿quien es responsable cuando el mono mata al niño con un revolver?... ¿Es el mono? Es el que le dio acceso al revolver? ¿es el dueño del revolver? ¿es el que vendió el revolver? ¿es el que le firmó el permiso para tener el revolver? ¿es el que autorizó para que se vendan revólveres? ¿es el que lo fabricó? ¿son quienes establecieron las Leyes que autorizan ese revolver? Y de allí siguen las preguntas... Es la misma situación con las medicinas... ¿Quienes son en cadena jerárquica los responsables? ¿Hasta donde se puede hablar de Homicidio Culposo? La Ley Final trata de acabar con la Patente de Corso en las Profesiones, que permite que se acabe con la población a la luz de que “Otros son los responsables”. Por esta razón el mundo acepta la Ley y los humanos tratan de apartarse no siendo sujetos de esa Ley, no aceptando postulaciones para ejercer autoridad estatal. Ahora nadie quiere ser gobernador, ni alcalde, ni siquiera jefe civil, mucho menos diputado y claro, ahora nadie quiere ser presidente de nada. Y si hablamos de Administradores y Contables... ¿Quien quiere ahora serlo? Nadie en su sano juicio, hasta que no se alcance un nivel educativo global donde no exista el dolo. 1630

El pueblo no era muy grande, todo el mundo se conocía y, desde que entró en vigencia La Ley, el sufrimiento era grupal. Muchos habían trabajado en la pedrera; para otros la pedrera había sido la fuente de su educación, su equipo de Football, la fuente de recursos para levantar sus casas, había sido la empresa propulsora del Liceo y por eso habían traído Profesores y equipos, tenían la Biblioteca mas grande de todo el Estado, ayudaban a todo el mundo con lo que tenían a mano, eran buena gente. De pronto, un día, se apareció alguien que venía de la capital y les propuso, en el club de bolas criollas, que apoyaran la idea de levantar un puente para mejorar la carretera.
El Diablo apareció!!



-. Me propusieron un negocio.-  Díjole Tomas a Hilda
-. Y de donde vamos a sacar dinero? Le vas a pedir al alcalde?
-. No, vale... La Alcaldía no tiene dinero  y estamos hablando de plata...plata, no lochas...
-. Y entonces? Aquí no hay entierros... ¿de donde vamos a sacar? Ahhhh... pidele a Tio José... a lo mejor el tiene, es quien “tiene dinero”... y es mucho?